Les contamos qué aparatos elevadores existen para salvar los desniveles verticales.

 

aparatos elevadores para salvar los desniveles verticales

 

Las escaleras son obstáculos a menudo infranqueables, y no todos los desniveles pueden resolverse mediante rampas.

Ascensores

En una vivienda unifamiliar o edificio de viviendas que, suelen disponer de más de una planta, cobra importancia incorporar ascensores unifamiliares para atender las necesidades de movilidad de los usuarios y poder salvar así barreras arquitectónicas. Incorporar un ascensor, le ahorrará en el futuro, cuando tenga problemas de movilidad u otras circunstancias le dificulten subir las escaleras de su casa.

Acceso al ascensor

El itinerario de los usuarios hasta el ascensor ha de ser accesible desde cualquier punto. Las zonas a las que dé servicio el ascensor también han de serlo. No tiene sentido que un ascensor accesible lleve a lugares en los que usuario no pueda desenvolverse.

Delante de la entrada del ascensor se requiere un espacio libre de maniobra en el que se pueda inscribir un círculo de 1,50m de diámetro. Este espacio estará situado enfrente de la puerta del ascensor.

La zona de embarque se señalizará mediante bandas de pavimento diferenciado en color y textura, de 100cm de longitud y del ancho de la puerta.

La puerta de la cabina del ascensor tendrá un hueco útil de 85cm, para permitir el paso a cualquier usuario.

En todas las plantas, al lado de la puerta del ascensor se colocará una placa identificando la planta en la que se encuentra y el botón de llamada. La información se presentará en altorrelieve y en Braille. Este botón estará situado en una placa de unos 10x10cm, y será fácilmente detectable al tacto. Sus colores deberán contrastar para facilitar su localización. Estará colocada a una altura entre 90-120cm desde el suelo. Su diseño tendrá las mismas características que la botonera del ascensor.

En el caso de edificios de acceso público es conveniente colocar cerca de la puerta un plano o directorio con los distintos espacios que se encuentran en esa planta.

Características de la cabina

Las dimensiones de la cabina dependerán de la ocupación del edificio, pero podemos considerar unas dimensiones mínimas para que el ascensor pueda ser utilizado por personas con discapacidad.

La cabina del ascensor tendrá como mínimo las siguientes dimensiones para que sea considerado como “adaptado”: profundidad 140cm, ancho 110cm.

Un ascensor considerado como “practicable” tendrá las siguientes medidas mínimas: profundidad 120cm, ancho 90cm, con un hueco de entrada útil de 80cm.

Si el ascensor posee dos puertas situadas en ángulo (no enfrentadas) las dimensiones de la cabina han de permitir el giro de una silla de ruedas, por lo que tendrá unas dimensiones mínimas de 140x140cm.

La altura de la cabina será como mínimo de 200cm.

El ascensor debería disponer de algún medio de comunicación por voz con el exterior; este teléfono estará situado a una altura accesible (no más de 140cm). Sería recomendable que el ascensor dispusiera de una ventanilla en la puerta, o de un sistema de comunicación con vídeo para poder comunicarse con usuarios con discapacidad auditiva.

Mecanismo de las puertas

En ascensores de itinerarios adaptados, la anchura de la puerta será de 85cm útiles, y su apertura será telescópica, y siempre dispondrá de células fotoeléctricas que detecten la presencia de personas antes de cerrar las puertas, para evitar su atrapamiento.

Es conveniente que estas células estén situadas a distintas alturas, sobre todo pensando en los usuarios de bastones o muletas, ya que puede ocurrir que las puertas se cierren cuando han pasado las muletas y no la persona.

Siempre debe haber un botón de activación de la apertura de las puertas en el interior de la cabina.

Si se trata de ascensores con puertas del tipo “fuelle” habrá que tener en cuenta el espacio ocupado por las puertas plegadas a la hora de determinar las dimensiones útiles de la cabina y del hueco de paso.

En aquellos casos en los que el embarque y el desembarque en el ascensor se realice por puertas distintas, situadas a 90º, las dimensiones mínimas de la cabina serán de 120x120cm para los ascensores practicables, y 140x140cm para los adaptados.

Desniveles

No debe haber un resalte mayor de 1cm entre el suelo de la cabina y el pavimento de cada piso en los que hace parada. El hueco entre la cabina del ascensor y el del pavimento no puede ser mayor de 2cm.

Elementos accesibles de la cabina

El ascensor debe estar dotado de pasamanos, al menos en alguno de sus lados. El pasamanos estará situado a una altura entre 90-95cm. Tendrá un diseño anatómico, con un diámetro aproximado de 4-5cm y separado como mínimo unos 4cm del paramento de la cabina. También es recomendable la colocación de un banco abatible, para aquellas personas que se fatigan con facilidad o con problemas de equilibrio.

Se debe colocar un zócalo o protección perimetral de unos 30cm de altura, sobre todo en aquellos casos en los que los paramentos sean de cristal, para evitar golpes contra ellos.

Si se colocan espejos, su parte baja estará a unos 90cm o menos, para que puedan verse en ellos los usuarios de silla de ruedas.

La botonera estará colocada entre 90-120cm desde el suelo, y estará separada unos 40cm de las esquinas de la cabina, para que los usuarios de silla de ruedas puedan acceder fácilmente a ella. La distribución de los botones será regular, con el número en altorrelieve y con la información en Braille. Los botones serán fáciles e detecta de manera individual, con un tamaño no inferior a 2cm de diámetro. Son preferibles los sistemas de presión a los de sensores térmicos; el botón debe avisar de alguna manera de que ha sido pulsado correctamente (iluminándose y emitiendo algún chasquido).

Los botones de parada de emergencia y el de alarma estarán situados en la parte más baja, para asegurarse de que todos los usuarios pueden llegar a ellos, y serán de tamaño y color distintos al resto de botones.

Si el número de botones no es excesivo, se recomienda su disposición en horizontal, para que ninguno de ellos quede demasiado alto.

La información sobre paradas y apertura o cierre de puertas deberá ser visual y también auditiva, para atender a las necesidades de las personas con discapacidad visual y auditiva.

El pavimento de la cabina será continuo y antideslizante, tanto en seco como en mojado. Sobre el pavimento no se debe colocar elementos sueltos, como alfombras o moquetas, por el riesgo de deslizamiento.

 

ascensor gulliver sin necesidad obra
ascensor dhm ascensor economico

 

Plataformas elevadoras

Las plataformas de elevación vertical, permiten salvar desniveles de varios metros. En cuanto al diseño, algunas son semejantes a un ascensor, con la diferencia de que casi no necesitan foso (apenas 15cm o menos). Otras plataformas, para alturas menores, consisten en una base y unas protecciones laterales a media altura.

Dentro de este apartado nos referimos a las plataformas de elevación vertical, que permiten salvar desniveles de varios metros.

En cuanto al diseño, algunas son semejantes a un ascensor, con la diferencia de que casi no necesitan foso (apenas 15cm o menos). Otras plataformas, para alturas menores, consisten en una base y unas protecciones laterales a media altura.

En aquellos casos en los que no puede realizarse foso, se dispone de una pequeña rampa abatible para acceder a la plataforma.

Su funcionamiento normalmente es mediante un motor hidráulico, accionado por corriente eléctrica. En cuanto a capacidad deben soportar el peso de una persona usuaria de silla de ruedas eléctrica (una sila eléctrica con sus batería puede tener un peso de 60-70 kg o más) y un acompañante. Lo recomendable es una capacidad de carga de por lo menos 225kg, La futura normativa europea que regulará estos aparatos indica como capacidad mínima de carga 250kg.

Los controles de la plataforma estarán situados de manera que puedan ser accionados por el usuario desde la silla de ruedas. También se colocarán mandos fuera de la plataforma, en las zonas de embarque y desembarque, que permitan controlar la plataforma desde el exterior.

Existen modelos para interior y para instalar a la intemperie. Delante de la puerta de entrada hemos de dejar una zona libre igual a la que dejaríamos delante de un ascensor.

Hay que tener en cuenta que se necesita proteger el foso para evitar caídas o aplastamientos al descender la plataforma. La plataforma debe contar con elementos de protección del hueco en las zonas de embarque y desembarque, para evitar caídas cuando la plataforma no se encuentre en ellos.

El elevador deberá estar equipado con dispositivos anticizallamiento delante y bajo la plataforma. Además deberá existir un botón de parada de emergencia.

 

plataforma elevadora butler
plataforma elevadora ergon

 

Plataformas salvaescaleras

Las plataformas salvaescaleras están diseñadas para las personas que se desplazan en silla de ruedas o con la movilidad reducida, se adaptan a casi todos los tipos de escaleras sean de tramo recto, con curvas o con rellanos.

Las plataformas constan de una bandeja plegable que hace de base y una protección lateral abatible. Cerrada ocupa unos 30-40cm de ancho. Normalmente sólo pueden transportar a una sola persona.

Los controles de la plataforma estarán situados de manera que puedan ser accionados por el usuario desde la silla de ruedas. También se colocarán mandos fuera de la plataforma, en las zonas de embarque y desembarque, que permitan controlar la plataforma desde el exterior.

La propia plataforma incorpora el motor, aunque existen modelos en los que el motor está exento y se sitúa en un extremo de la guía.

A la hora de proyectarlas, hay que tener en cuenta la manera en la que se efectúa el embarque y el desembarque, y dejar suficiente espacio libre para la plataforma y para el usuario.

El embarque y el desembarque han de efectuarse siempre en la misma dirección, ya que no hay suficiente espacio en la plataforma para que pueda girar una silla de ruedas.

El equipo tendrá dispositivos anticizallamiento y antiaplastamiento en la parte inferior de la plataforma, así como un botón de parada de emergencia.

 

plataforma salvaescalera supra linea tramos rectos
plataforma salvaescalera supra curva tramos curvos

 

Sillas salvaescaleras

 

Con las silla salvaescaleras podrá volver a subir las escaleras sin ninguna dificultad, recuperando su independencia. Las sillas salvaescaleras son seguras y fáciles de usar, tanto para escaleras rectas o curvas.

Este tipo de ayuda técnica no está pensada para los usuarios de sillas de ruedas, sino para aquellas personas que aunque son capaces de caminar, lo hacen con dificultad o fatiga.

En este caso, en vez de una plataforma, lo que se acopla a la guía es un asiento con sus correspondientes elementos de seguridad.

Normalmente están equipados con respaldo, reposabrazos, reposapiés abatible y cinturón de seguridad.

Es recomendable que el asiento sea giratorio, para facilitar el embarque y el desembarque.

El salvaescaleras deberá contar con dispositivos anticizallamiento en aquellas partes susceptibles de provocar daños, como el marco de la silla o el reposapiés.

Existen modelos en los que hay la opción de desplazarse de pié además de sentado.

 

silla salvaescaleras curva flow2
silla salvaescaleras recto homeglide