Este artículo quiere dar a entender el concepto de accesibilidad, ya que muchas veces se confunde.

sabemos que significa accesibilidad

La accesibilidad es la cualidad de fácil acceso para que cualquier persona, incluso aquellas que tengan limitaciones en la movilidad, en la comunicación o el entendimiento, pueda llegar a un lugar, objeto o servicio.

La accesibilidad universal es aquella condición que deben cumplir los entornos, procesos, bienes, productos y servicios, así como los objetos o instrumentos, herramientas y dispositivos, para ser comprensibles, utilizables y practicables por todas las personas en condiciones de seguridad, comodidad y de la forma más autónoma y natural posible.

Actualmente, la accesibilidad ha dejado de ser sinónimo de supresión de barreras físicas para adoptar una dimensión preventiva y amplia, generalizable a todo tipo de espacios, productos y servicios.

Por otra parte, se trata de una variable fundamental para garantizar el cumplimiento del principio de igualdad de oportunidades, convirtiéndose paulatinamente en un reconocimiento general, como mejora de la calidad de vida de todos los ciudadanos.

La accesibilidad es un derecho de la persona y, como tal, debe ser tratado para conseguir la equiparación de de oportunidades. Así mismo, la persona tiene derecho a la autonomía y la movilidad personal, como correspondencia al logro de una vida plenamente independiente.

Por último un aspecto fundamental es la normativa, que desde hace unos años obliga a que todo bien, producto o entorno sea accesible para todas las personas.

Habiendo entendido el concepto de accesibilidad, vamos a ver cómo hoy en día el concepto aún se confunde.

Seguro que muchos hemos escuchado alguna que otra frase surrealistas como:

Mi comunidad de vecinos es accesible, porque hemos puesto una rampa en el portal
La estación de tren es completamente accesible, pero asegúrese de llamar antes para que le pongan la rampa
Estoy muy sensibilizado con la discapacidad, porque en mi bar cuando viene alguien en silla de ruedas, le cogemos a peso entre varios clientes para ayudarle a salvar los dos peldaños que tiene

Desde hace mucho tiempo venimos asociando Accesibilidad con la colocación de una rampa, da igual de qué pendiente, para que puedan acceder las personas en silla de ruedas, o más bien para que puedan entrar a nuestro edificio.

Pero la accesibilidad ya no es esto, ya que se está confundiendo accesibilidad con supresión de barreras físicas.

Accesibilidad vs supresión de barreras físicas

Si hablamos de la colocación de una rampa, que evidentemente es muy necesaria, debemos indicar que ésta debe de servir para que pueda acceder personas en silla de ruedas, carritos de compra, carritos de bebé o incluso personas que les cueste o no puedan subir escaleras y además debemos tener presente los porcentajes de inclinación de las rampas, su pavimento antideslizante, etc.

En el caso de las barandillas y pasamanos a ambos lados y a doble altura. Pero ¿cómo se sujetan las personas que tienen amputado el brazo derecho (o viceversa)? ¿Y los niños y personas de baja estatura?

Alguna vez nos hemos planteado de qué forma circulan las personas con discapacidad visual por la calle. Puede ser de diferentes formas pero el tacto de los pies y el toque de su bastón es uno de los principales y puede facilitarse su accesibilidad a través de los pavimentos. El colocar pavimento diferente tanto de textura como de color (evidentemente homologado) en pasos de cebra, andenes, escaleras, etc. les está indicando un cambio brusco en su itinerario y les hace ponerse en alerta.

Y en aspectos de evacuación y emergencias, ¿cómo desalojar un edificio en riesgo en donde existan persona con discapacidad auditiva? Para ello son necesarios los recursos visuales como apagar y encender luces, vibraciones, etc.

Con esta reflexión queremos despertar el sentido común y poner sobre la mesa que la accesibilidad se puede plantear de muchas maneras.